El Poder Curativo de la Naturaleza

El cannabis se ha empleado como medicamento desde hace miles de años. Existen records del 2737 A.C. donde el emperador chino Shen Neng recomendaba infusiones de cannabis para tratar y curar reumatismo, malaria, gota, e incluso para mejorar la mala memoria. El cannabis se popularizó como medicina a través de todo el continente asiático, el Medio Oriente y hasta la costa este de África. Algunas sectas hindúes utilizaron el cannabis con propósitos religiosos y para manejo de estrés. En otras regiones los médicos recomendaban cannabis para manejo de dolores corporales, de oído y para asistir en el manejo de dolor en las mujeres durante el alumbramiento.

En Europa, a finales del siglo XVIII, ediciones de revistas médicas recomendaban las semillas y raíces de la planta de cannabis para el tratamiento de inflamaciones, incontinencia urinaria y enfermedades venéreas. El doctor irlandés William O’Shaughnessy fue el que popularizó el uso medicinal del cannabis en Inglaterra y América. Este encontró que la marihuana aliviaba los dolores asociados con reumatismo y que ayudaba con los síntomas asociados a rabia, cólera y tétano.

El cannabis contiene dos sustancias beneficiosas para el manejo de síntomas en personas que sufren de enfermedades o condiciones severas o debilitantes. El tetrahidrocannabidiol constituye el ingrediente activo más beneficioso de la planta, y se utiliza para promover el apetito en pacientes de cáncer, anorexia y VIH. También ha demostrado poseer propiedades analgésicas. El cannabidiol, otro ingrediente de la planta, provee al paciente relajación y ayuda a promover un descanso adecuado actuando como sedativo en pacientes de epilepsia o trastornos de ansiedad.

En la actualidad, el cannabis medicinal es empleado en numerosos países de Europa. En los Estados Unidos ha sido legalizada para uso médico en 24 estados y el distrito de Columbia y recientemente, en Puerto Rico.

En enero de 2016 entró en vigor el Reglamento 8766 del Departamento de Salud de Puerto Rico, según el cual los residentes de la isla podrán adquirir cannabis de grado medicinal para el manejo de síntomas asociados a enfermedades severas y debilitantes como esclerosis, VIH, fibromialgia, migraña, epilepsia, entre muchas otras. Este reglamento incluye medidas reguladoras para cultivadores, médicos, dispensarios, cuidadores y pacientes, los cuales tendrán que formar parte de un registro manejado por el Departamento de Salud local.

Si usted es paciente de una condición debilitante debe consultar a su médico, quien lo evaluará y certificará su condición para que pueda tramitar su tarjeta y pueda adquirir el cannabis en dispensarios licenciados. En estos dispensarios usted podrá adquirir productos derivados del cannabis apropiado a su condición y con los mayores estándares de calidad y consistencia.

En NextGen Pharma nuestra meta es mejorar la calidad de vida de los pacientes puertorriqueños mediante la producción de cannabis medicinal y sus derivados en un ambiente controlado, regulado y con los más altos estándares de calidad que aseguran a nuestros pacientes el recibir el mejor producto posible para aliviar sus condiciones.